Authors:

Águeda Asenjo Bejarano, Universidad Complutense de Madrid, Spain.

Abstract:

El artista Franz Xaver Messerschmidt (1736-1783) obtuvo su fama una vez fallecido. Es importante mencionar que durante su vida fue un reconocido escultor debido a la gran cantidad de encargos que realizó para la familia real de Liechtenstein. Después de sus malogrados intentos para ser profesor en la Academia de Viena, dejó la capital y pasó el resto de su vida -a modo de pasatiempo- creando su trabajo “Cabezas”. Todavía no se ha llegado al significado de lo que estas obras representan, generando innumerables especulaciones acerca de ellas y no cerrando el amplio espectro de interpretaciones.Fue un adelantado a su tiempo gracias a sus impecables e increíblemente realistas y surrealistas esculturas de expresiones, y logró una forma de retrato nunca concebida antes en occidente, ya que fue todo un visionario que, como les pasa a muchos genios, fue incomprendido y marginado en la sociedad en la que vivió. El objetivo de este trabajo es hacer una reflexión acerca de sus esculturas de gestos y muecas, que son un reflejo de su genialidad, ya que aunque en épocas clásicas o de culturas fuera del cerco occidental encontramos ejemplos con estas apariencias, en Europa no se había producido. Asimismo, todos sus contemporáneos realizaban un arte realista y clasicista (conocido y denominado arte neoclásico). Es por tanto que la originalidad y el carácter de las obras escultóricas conocidas como “Cabezas” es un paradigma único del arte del siglo XVIII.

Share This Story, Choose Your Platform!

Back to presentations