Authors:

Valeriano Durán Manso, Universidad de Cádiz, Spain.

Abstract:

La imagen de la masculinidad ha experimentado una interesante evolución en la ficción seriada televisiva del nuevo milenio. Si en el cine este cambio empezó a experimentarse en el Hollywood de la década de los 50 y, especialmente, de los 60, debido a la crisis del Código Hays y a la irrupción de las vanguardias europeas, en el ámbito televisivo ha tenido lugar más tarde. Así se empezó a mostrar tímidamente en el subgénero religioso, siendo la televisión el medio que plasmaría uno de los casos más impactantes: El pájaro espino, que, siguiendo la estela del filme El Cardenal (Otto Preminger, 1963), abordaba la colisión entre las dimensiones humana, religiosa y política de un sacerdote. Siguiendo la dicotomía entre el amor divino y el terrenal, las dudas en torno a la fe, la vocación frente ante los placeres de la vida, o el ansia de poder para propiciar un cambio radical, el cineasta italiano Paolo Sorrentino crea al primer Papa norteamericano de la historia, Pío XIII, el protagonista de The Young Pope. Con la presencia de Jude Law, este nuevo Papa posee una imagen física atractiva, viril, e incluso sexualizada, que contrasta con la fragilidad de su tomento psicológico. De esta manera, el cineasta construye un personaje frágil y humano que, a la vez, vive obsesionado con la divinidad y con iniciar reformas profundas dentro del Vaticano; sin duda, algo bastante controvertido. Con los objetivos de abordar la evolución de la imagen del Papa en la ficción audiovisual y observar la visión del poder católico de Sorrentino, se plantea un análisis del personaje como persona y como rol, siguiendo los planteamientos de Casetti y Chio. Desde estas consideraciones, este trabajo pretende reflexionar sobre cómo los nuevos perfiles de masculinidad son trasladados a los perfiles religiosos televisivos de HBO.

Share This Story, Choose Your Platform!

Back to presentations