Authors:

Alicia Mellén Tomás, Universidad San Jorge, Spain.

Abstract:

Hoy en día, las redes sociales están en nuestras vidas. Cada vez generamos y consumimos más contenido a través de las pantallas de nuestros dispositivos. Estas herramientas permiten a las empresas e instituciones conectar con los usuarios de forma más directa. Para los archivos fotográficos y las entidades culturales, privadas o públicas, que los gestionan es un punto a favor. En este caso, su difusión, no persigue un fin comercial, sino sumar un valor inmaterial a la sociedad. Su objetivo no es vender sino difundir y acercar la cultura y la historia de un momento concreto (lugar, época, ciudad) al mundo. Las redes sociales nos permiten acceder con nuestros dispositivos móviles al patrimonio fotográfico en cuestión de segundos. Instagram es una red social centrada en la imagen por lo que es una gran ventaja para los archivos fotográficos. Además, un 54% de los usuarios de redes sociales utilizan Instagram (este porcentaje ha crecido un 49%), según el estudio de IAB, siendo la red que más ha subido en cuanto a usuarios. Por otro lado, es la tercera red social más valorada, detrás de WhatsApp y Youtube; y la tercera que más se usa al día (seguida de Whatsapp y Facebook), según este mismo estudio. A través de un análisis de contenido de diferentes archivos históricos y fotográficos de especial relevancia en Instagram se podrá conocer qué uso se le da a esta red social, cómo se utiliza, que porcentaje de feedback e impacto tiene, etc. De esta forma, se podrá tomar como modelo y aplicar a posibles planes de comunicación en redes sociales como, por ejemplo, con el Archivo Fotográfico Jalón Ángel (realiza labores de investigación y aplicación de nuevas tecnologías para mostrar la obra de uno de los fotógrafos retratísticos más conocidos en el siglo XX).

Share This Story, Choose Your Platform!

Back to presentations