Authors:

Carmen Sousa Pardo, Universidad de Granada, Spain.

Abstract:

Partiendo de la expresión encuadres de la escisión acuñada por Rafael Argullol, el presente trabajo pretende abordar cómo la ventana, el marco o la propia mirada se presentan en la plástica contemporánea como alegoría de la composición dual del ser humano (psíquica y física, anímica y corpórea, etc.). Puesto que consideramos que es a partir del Romanticismo, debido al desarrollo del decadentismo y el existencialismo, cuando más interés alcanzan las preocupaciones ontológicas del ser, el estudio se centra en las representaciones que tienen lugar a partir de este periodo, y especialmente en las vanguardias históricas. Desde finales del siglo xix la ventana o el marco dejan de constituir una apertura al paisaje exterior para hacerlo al sentimentalismo interior. En el caso de estos encuadres de la escisión, en cuanto que suponen una separación del sujeto con su entorno, consideramos que tratan de hacer visible la soledad que invade al individuo contemporáneo. Por ello, proponemos una lectura de las obras estudiadas desde la reacción del individuo, es decir, desde el gesto de asomarse como un acto subversivo que busca la superación de dicha soledad. Si bien la soledad referida es esencialmente anímica, su materialización pictórica pasa por el lenguaje del cuerpo y del gesto. En las obras referidas la ventana o el lienzo constituyen barreras físicas que aíslan al individuo de su entorno, dotándolo de una soledad física que, alegorizando a la anímica, solo puede intentar vencerse, como veremos, mediante un acto corpóreo: el de volcar el cuerpo hacia el exterior.

Share This Story, Choose Your Platform!

Back to presentations