Authors:

Aixa Takkal Fernández, Universidad de Castilla La Mancha, Spain.

Abstract:

Existe un amplio consenso a la hora de destacar la condición expresiva de aquellas obras y prácticas artísticas susceptibles de ser reconocidas como arte outsider o art brut. La expresión, que como categoría estética deja de ser operativa para dar cuenta del arte contemporáneo, prevalece tanto en el imaginario social como en el aparato institucional crítico-artístico a la hora de dar cuenta de las obras de éstos autores autodidactas, equidistantes respecto al sistema del arte. El modo en el que inmediatamente relacionamos el arte outsider o art brut con la expresión, asume acríticamente el modo en el que la estética y la filosofía del arte configuró la categoría de la expresión desde el paradigma de sujeto Moderno. Las consecuencias de este hecho constituyen el punto de partida de esta reflexión en función de tres aspectos: En un sentido general, condiciona, en un sentido negativo, el lugar que le otorgamos al arte dentro del conjunto de ámbitos de la existencia. En segundo lugar, teniendo en cuenta la deriva conceptual del arte de las últimas décadas, el art brut parece que no podría sino ocupar un lugar subsidiario, residual, respecto a la concepción y panorama del arte actual. En tercer lugar, restringe y limita la capacidad correctiva que comportan las creaciones artísticas marginales y el potencial del arte como donador de sentido. Con el fin de abordar el tema desde lo concreto, la presente reflexión trazará un análisis de la última obra del artista Mexicano Martín Ramírez, creada durante su hospitalización. La exposición será elaborada a partir del marco conceptual con la fenomenología hermenéutica de Martin Heidegger, Merleau Ponty y el filósofo contemporáneo Franco Berardi.

Share This Story, Choose Your Platform!

Back to presentations