Authors:

Byrone Mauricio Tomalá, Universidad Católica de Santiago de Guayaquil, Ecuador.

Abstract:

Los símbolos y signos litúrgicos expresan según su modo aquel contenido teológico presente en el evento celebrativo. Guardini desea despertar en el hombre lo que el eminente talante simbólico de la liturgia significa en sí y lo que en él corresponde a aquellos signos elementales, gestos y expresiones. Concepciones equivocadas de la relación alma-cuerpo han incapacitado al hombre a entender lo simbólico, trascendente, donde el aspecto simbólico-corpóreo es parte esencial de su forma. ¿En qué consiste entonces la formación litúrgica según el pensamiento de Guardini? La respuesta se articula según un esquema antropológico-gestual y litúrgico-simbólico. De aquí tiene lugar la consideración de la categoría de símbolo, cuya estructura bipolar constituida por lo interior-espiritual y lo externo-corporal en su dinámica expresiva, constituye la clave hermenéutica de correspondencia entre el hombre y la realidad litúrgica, donde todo es símbolo. Como tal, ella corresponde al particular modo de ser del hombre, es decir, es una respuesta articulada a la realidad de su ser, pues sus elementos apuntan tanto a sus sentidos, a su cuerpo, a su alma, a su interioridad. El método que hemos utilizado en nuestro trabajo ha sido el del análisis y la confrontación de los textos guardinianos y de sus principales comentadores. El objetivo que hemos buscado es responder a la pregunta arriba planteada.

Share This Story, Choose Your Platform!

Back to presentations