Authors:

Carmen Aguayo Estrella, Universidad de Málaga, Spain.

Abstract:

En los años 80 la fotografía toma el testigo de la figuración a la pintura. Este hecho reabrirá toda una serie de reflexiones en torno a las ya consabidas relaciones entre la pintura y la fotografía. Que los artistas se plantean hacer fotografías siguiendo principios pictóricos, supone un desafío al modo tradicional de concebir el medio como documento o como modo de experimentación artística de la realidad. La especulación sobre las diferencias y los límites entre uno y otro medio de representación dejan de tener sentido, o simplemente toma otro cariz, ante obras que ponen el foco de atención precisamente en lo contrario, es decir: en la disolución de las fronteras entre la fotografía y la pintura, a favor de conceptos integradores como el de la forma-cuadro. En relación al tema que nos ocupa, queremos en esta comunicación analizar la evolución del gesto en la fotografía partiendo del cambio de paradigma que se produce a finales de los 70 cuando la estética y los códigos representacionales del fotoperiodismo entran en crisis. En tanto que la realidad está agotada y el mensaje de veracidad asociado a la práctica del reportaje ha perdido su poder de convicción y su función de atestiguamiento de los hechos, hay todo un resurgir de un tipo de fotografían escenificada que, heredera del tableux vivant, apuesta por el engaño, la apariencia y la seducción de la realidad. Concretamente, nos centraremos en algunas de las obras de la artista Ouka Leele producidas en los años 80 en el contexto de la recién estrenada democracia española, las cuales serán confrontadas con las obras de otros artistas como Mitra Tabrizian o Jeff Wall quien ha estudiado la evolución del gesto en la pintura desde el barroco a la actual fotografía a través del concepto de los “microgestos”.
Back to presentations